ADMIN MG 19 noviembre, 2018 Comments off

Medición de Potencia. Una Nueva Forma de Entrenar

Medición de potencia. La tecnología nos ha permitido mejorar las técnicas de entrenamiento. Durante mucho tiempo, para medir nuestro rendimiento, utilizamos el “pace” o “paso” por kilómetro. Por ejemplo, 5 minutos / kilómetro equivaldría a 10 kilómetros por hora. El entrenamiento se medía por percepción de esfuerzo en escala de uno a diez.

Posteriormente, los esfuerzos se centraron en el cuerpo y su capacidad para realizar un trabajo (ejemplo: correr 10 kilómetros) teniendo en cuenta su frecuencia cardíaca (ejemplo 155 ppm). Sin embargo, existían muchas dudas sobre cómo debería interpretarse este trabajo, teniendo en cuenta lesiones y fatigas en planes de entrenamiento de tres, seis y más meses (daño muscular, ruptura de ligamentos, fracturas por estrés e incapacidades de semanas y meses).

Con la frecuencia cardíaca aparecieron más índices que nos permitieron medir nuestro progreso: correr los mismos 10 kilómetros con 145 ppm ( menos pulsaciones e igual velocidad). Sin embargo, siguió la duda sobre la mejor forma de evitar lesiones y no sobrecargar el cuerpo cuando se quiere lograr el mejor resultado en algún evento puntual (meses adelante).

Medición de Potencia

Con la medición de potencia se solucionan muchas de las incógnitas relacionadas con la fatiga y las lesiones, optimizando el entrenamiento.

La Potencia está dada por el trabajo (W dada en Watts), (distancia en cualquier tipo de terreno) que se realiza en un tiempo determinado (ejemplo, 10 kilómetros en 50 minutos); pero la potencia es el resultado de medir la fuerza en cada salto y de ahí, su secuencia (cada paso es un empujón en el piso y cubre una distancia determinada).

Hoy llega la potencia a complementar y completar muchos otros parámetros de medición. Diferente al ciclismo (la potencia se aplica continuamente sobre el eje del pedal y el movimiento siempre se realiza hacia adelante) el atleta salta de manera eficiente, o no, con poco o mucho desplazamiento, con brazos y pies que no necesariamente se mueven hacia adelante sino arriba y abajo, a un lado y a otro, en tres dimensiones ( x, y, z).

Vamos a medir eficiencia al correr con Watts vs FC vs Distancia, etc.

Con la medición de potencia podemos decir que, con los mismos watts que corría 10 kilómetros, en 50 minutos, hoy corro 45 minutos con igual o menos pulsaciones. Así tendremos nuevos parámetros como watts por metro corrido; watts por pulsación; watts por cada salto.

La eficiencia al correr podrá incrementarse mucho más gracias a la medición de Potencia, pues el atleta podrá jugar con cadencia ( pasos por minuto) mientras entrena y se fortalece vs Watts, podrá buscar mayor eficiencia en cada zancada (fortalecimiento, estiramiento, frecuencia, mejoramiento en el movimiento de los brazos correcto, la caída y el empuje del pie en el piso por cada zancada).

Una función maravillosa que nos trae el medir la potencia, mientras se corre ,es la carga del trabajo muscular. Esto es fatiga muscular para una correcta recuperación. Ojo, esto es gracias a los watts y el trabajo que realiza el cuerpo (W) que no se ha tenido nunca antes. Esto nos permitirá entrenar de forma eficiente y segura evitando lesiones por sobrecarga.

Ejemplo:

“ la frecuencia cardíaca siempre tarda un tiempo en reflejar la fatiga y, no saber esto, puede frustrar al atleta pues generalmente se excederá al inicio y no podrá manejar el resto de carrera o entrenamiento (es como mirar por el retrovisor del carro…ya está atrás y ya sucedió).

Con la llegada de la medición de Potencia esto ya no sucederá. Un atleta deberá conocer su umbral (FTP) que le permitirá entrenar y competir. Potencia es como mirar por el vidrio delantero del carro donde podemos ver lo que viene y lo podemos controlar.

La potencia llegó para profesionalizar y despejar dudas en el entrenamiento y la competencia del atleta.

ADQUIERE AQUÍ EL NUEVO POLAR VANTAGE V

 

Pablo Restrepo