carlos romero 22 marzo, 2018 Comments off

La Importancia de una Buena Alimentación para tus Entrenamientos

Una buena alimentación es la base de todo entrenamiento físico. El fuego no puede arder sin combustible. Si quieres alcanzar tu mejor nivel, la nutrición cumple un factor esencial.

Lo que comes, y aún más importante, lo que no, tiene un impacto directo en la calidad y efectividad de tu entrenamiento. Desafortunadamente, la mayoría de personas incrementan su nivel de actividad sin ajustar sus hábitos alimenticios. Si quieres cambiar la composición de tu cuerpo, correr más rápido los 10 K de la Media Maratón de Bogotá, o simplemente quieres sacarle el máximo a tu plan de entrenamiento, evita comer demasiado después de tu entrenamiento.

Tip de Nutrición: Evita Comer Demasiado

Uno de los errores más comunes de las personas que comienzan a ejercitarse es comer de más. Es un error fácil de cometer. Cuando terminas tu entrenamiento estás hambriento y crees que mereces una recompensa por todo el esfuerzo que realizaste. Es tentador, pero las hamburguesas y las papas fritas pueden arruinar todo el trabajo duro que realizaste en el gimnasio. Las matemáticas no mienten.

La mayoría de rutinas en el gimnasio te ayudan a quemar entre 200-  500 calorías.  Usualmente solo representan un aumento de 100 a 300 calorías quemadas durante el día. Así que el bono extra por realizar ejercicio no es muy grande.

Si estás tratando de quemar grasa para cambiar tu composición corporal, necesitas crear un déficit calórico de 250-500 calorías al día. Sin embargo, una buena recuperación después de tu rutina es muy importante, así que no te pases de la línea con el déficit calórico. Si no eres una persona demasiado activa y no necesitas tantas calorías para recuperarte, tu déficit calórico podría ser de 500 a 1000 calorías por día. Cuando comes una hamburguesa, o un postre extra, borras tu déficit e incluso generando un aumento de grasa corporal a largo plazo